Ejercita tu mente

Ejercita tu mente

Sabías que la imaginación es una poderosa herramienta de creación. Esta función del ser humano se desarrolla en el neocortex, la parte más evolucionada de tu cerebro y, dependiendo de la dirección en que la enfoques, puede ayudarte en tu vida diaria. 

Para desarrollar la imaginación desde un estado amoroso de paz te ayudará a crear futuros potenciales y también servirá como medio de acceso a planos sutiles de consciencia, a vivir una experiencia transpersonal que enriquecerá tu percepción del mundo. 


Ejercicios que debes poner en práctica para ejercitar tu imaginación:

Este ejercicio consiste en memorizar y recrear en tu imaginación objetos simples y cotidianos observando con atención sus detalles, para luego jugar con ellos y cambiar su forma, hacer que se muevan o que traspasen otros objetos.

 Al imaginar de esta manera es todo un arte que requiere disciplina, concentración y tiempo. Tú guardas dentro tuyo el potencial para ello, sólo necesitas tomar la decisión de hacerlo. Busca un lugar donde te sientas tranquilo y sepas que no vas a ser interrumpido mientras practiques.

Preparación para técnicas avanzadas


Es recomendable que antes de realizarlos te coloques en una posición cómoda -puede ser sentado con la columna recta o acostado- y tomes varias respiraciones lentas y espaciadas, evocando una sensación de paz y tranquilidad, poniendo atención en cada inhalación y exhalación, aquietando cuerpo y mente. Puedes visualizar un hilo dorado de luz que ingresa por tu coronilla y llega hasta la base de tu columna vertebral, sosteniendo todo tu ser. Se necesita una actitud abierta y una disposición afectiva que puedes lograr mediante tu intención. Cuando lo sientas conveniente, puedes comenzar con los siguientes ejercicios.

Ejercicio #1: primera parte

Para comenzar, elige un elemento que tenga algunas puntas dispersas: puede ser una pequeña planta con ramas o el que tú desees. El ejercicio consiste en unir mentalmente los ejes de esas puntas y crear una red. Verás que es similar a mirar el cielo y observar una constelación o una figura como el Cinturón de Orión o la Osa Mayor. Las figuras geométricas que encontrarás serán triángulos o tetraedros, ya que son las más comunes, sobre todo en elementos naturales.

Ejercicio #1: segunda parte

El siguiente paso de este ejercicio consiste en “rellenar” mentalmente esas figuras: se busca transformar esos espacios en caras de figuras geométricas. Te resultará más fácil si para este ejercicio eliges un elemento sencillo, como la planta de aloe vera que ves de ejemplo. Experimentarás lo que es crear en tu realidad elementos que parecen invisibles, conexiones imposibles de percibir a simple vista. Este ejercicio ayuda grandemente a desarrollar tu capacidad intuitiva de percibir el mundo y tu poder de creación mental. Puedes practicarlo en el paisaje, por ejemplo si vives cerca de un grupo de montañas, al intentar unir sus cumbres.

Ejercicio #2


Coloca tus manos separadas frente a ti, como si estuvieras sosteniendo una esfera. Con los ojos abiertos, visualiza dentro de ellas una brillante esfera de luz. Es un ejercicio básico en las técnicas energéticas y probablemente lo hayas intentado pero, al realizarlo luego de la práctica de los anteriores, notarás una considerable diferencia en la densidad, potencia, intensidad y control que tienes sobre la esfera. Tu imaginación a esta altura te permitirá canalizar y modificar esta energía con mayor facilidad. Intenta que tome forma, puede ser un merkaba, un corazón o un cristal.


compartir en Google Plus

Sobre Lizz Santana

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario