Errores comunes que no te permiten alcanzar las metas

Errores comunes que no te permiten alcanzar las metas

No importa cuales sean tus metas, sueños, anhelos o cambios personales que quieres lograr en tu vida, la realidad es que estas cosas requieren de compromiso, enfoque, trabajo duro, coraje y determinación para lograr el éxito.

No hay manera en la que puedas alcanzar tus metas en la vida sin estos elementos claves.

Aunque todos sabemos que son necesarios para lograr lo que nos propongamos, puede que en algún punto del camino te detengas, comiences de nuevo y finalmente renuncies por pensar que es demasiado duro.

Si cuando inicias el camino hacia tus metas no tomas en cuenta estos 7 factores el resultado de esto será que probablemente no lograrás lo que querías y terminarás renunciando.

Esperar resultados:

Este error puede tener un impacto muy significativo en tu creencia y motivación hacia el éxito. Si esperas resultados rápidos y no los recibes, es posible que, a medida que pasa el tiempo, que pierdes tu confianza.Nunca subestimes el poder de la paciencia cuando se trata de perseverar y trabajar duro hacia tus metas. La paciencia es la virtud que te mantendrá en tu viaje hacia alcanzar el éxito.

Ver el fracaso como una señal para renunciar:

Fracasar muchas veces es difícil, pero no hace imposible que te levantes y comiences de nuevo.Cuando tienes el control de tu vida es cuando te enfrentas a tus errores y asumes el fracaso. Eres el único que tiene poder de elegir el impacto que deseas que tengan esos fallos en tu vida.

Puedes optar por verlo como una señal (la opción fácil) y renunciar, o bien, puedes elegir levantarte y empezar de nuevo.

Ten en cuenta estas 3 preguntas importantes que deberías hacerte para mantenerte motivado hacia tus metas más allá del fracaso:

1-¿Cuál fue la razón de mi fracaso?
2-¿Por qué quiero lograr este objetivo realmente?
3-¿Qué diría alguien más si estuviera en mi lugar?

Esperar a fallar sin prepararte para lo inesperado:

Cuando no estás preparado para lo inesperado y sucede, dejas que estos eventos abrumen tu mundo hasta el punto en que terminas hundiéndote.

Prepararse para lo inesperado es la mejor manera de evitar que los fallos te afecten cuando se trata de alcanzar tus metas en la vida.

Sigue estos pasos clave para prepararte y tener un plan B en caso de que lo necesites:

Reconoce cuando algo no está en tus planes.
Prepara un plan de acción donde tengas en cuenta estas 2 preguntas: ¿cómo puedo tratar con este obstáculo cuando llegue el momento? ¿Qué pasos puedo poner en acción para superarlo?
Comprométete a seguir avanzando hacia tus metas y sortea los obstáculos.

Aburrirte de la rutina diaria:

Qué provoca la pereza: Para conseguir lo que quieres en la vida tienes que experimentar y comenzar a hacer ciertas cosas de manera diferente. Así podrás crear nuevos hábitos, nuevas ideas y nuevos comportamientos que te guíen en tu camino al éxito.

Todos estos aspectos no se logran de la noche a la mañana. Son el resultado de tener que repetir diariamente las mismas acciones una y otra vez para acercarte a tus metas.

Los atletas exitosos entrenan y practican una técnica durante muchas horas, días, semanas e incluso meses para perfeccionarla. Esta puede ser la diferencia entre sobresalir o quedar entre las sombras.

Si estás preparado para soportar un poco de rutina en tu vida, lograrás soportar los momentos en los que solo hay que seguir adelante y repetir constantemente lo mismo para alcanzar tus metas.

No visualizar lo que es posible:

La mejor manera de aumentar las posibilidades de lograr tus metas y sueños es la visualización desde el punto de partida hasta lograr tus objetivos.

Recuerda que la mente es muy poderosa y puede hacerte lograr objetivos específicos y realizar cambios importantes en tu vida.

La visualización funciona debido a que la mente no puede definir la diferencia entre una visión y un evento que es real. Esto ayuda a tu cerebro a reconocer qué recursos necesitará para alcanzar tus metas.

Distraerte fácilmente con otros pensamientos:

Cuando pasas más tiempo del necesario concentrándote en las cosas que van mal en tu vida, no dejas espacio en tu cabeza para dar lo mejor de ti con el fin de alcanzar tus metas.

Esto suele dar lugar a que pongas excusas como “este no es el momento” o “yo no estoy dispuesto a fracasar, ¿qué van a pensar de mí?. Incluso puede que hagas tuya aquella de “muchos tuvieron la misma idea y fracasaron”.

Esto te mueve lejos de tus objetivos. No aceptes las comodidades de la vida a corto plazo a cambio de los beneficios que a largo plazo podría darte lograr tus metas.
compartir en Google Plus

Sobre Lizz Santana

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario