Que el desodorante no te abandone

Que el desodorante no te abandone

El desodorante es de esos productos que no pueden faltar en tu lista de artículos de aseo personal. Como la mayoría de los cosméticos, deben elegirse según sus componentes, aromas y calidad. Sin embargo si realizas ciertas acciones puedes lograr que el desodorante te abandone, perdiendo todo su efecto en poco tiempo.

Hay uno para cada tipo de piel y necesidad, pero por más potentes que sean, su efecto no será 100% confiable si no los aplicas de la manera correcta. Alguna vez habrás sudado o experimentado irritación o mal olor pese a haberlo utilizado. Hasta en eso se pueden cometer errores y aquí te los contamos.


Errores que ocasionan que el desodorante te abandone:

Más allá de saber cómo aplicar el desodorante correctamente, es necesario saber que existen alternativas como los desodorantes caseros que no dañan la piel y pueden igualmente ayudarte a tener siempre un buen aroma.

Aplicarlo una sola vez al día y sobre la piel húmeda:

No, una vez no es suficiente, aunque en la promoción te diga que su efecto dura entre 12 y 24 horas. Úsalo en la noche, antes de dormir, y en la mañana, antes de salir. Báñate o lávate, y espera a que seque completamente.

Emplearlo como antitranspirante:

Aunque muchos dicen ser antitranspirantes, no te confíes, especialmente si tu PH es fuerte o sudas demasiado. Recuerda que el desodorante evita los olores y el antistranspirante previene el sudor en esa zona. Si no puedes comprar ambos productos por separado, al menos asegúrate que el desodorante que escojas realmente cumpla las dos funciones. Conoce los mejores tratamientos para evitar el sudor excesivo.

Utilizar antitranspirante de día:

Lo conveniente es que apliques tu desodorante sólo de noche porque es cuando la axila suele estar más seca y su efecto será más duradero.

Prescindir de las toallas para secar el área:

Si eres de los que sencillamente dejas que las axilas se sequen al aire libre, estás cometiendo un gran error. Usa una toalla limpia y completamente seca para quitar el exceso de agua. Sólo así la zona estará óptima para recibir el desodorante y este permanecerá por más tiempo.

Usar desodorante después de la depilación:

Otra gran equivocación. Ya sea que uses cera o afeitadores convencionales, no apliques desodorante inmediatamente después de la depilación. Las posibilidades de que irriten la piel son bastante altas. Si no quieres correr riesgos, depílate por la noche, cuando estés en casa y si sudas nadie lo notará.

Ignorar que la axila está irritada o sensible:

En esos momentos lo ideal es prescindir del desodorante. Algunos poseen químicos y aromas que podrían agravar la situación. Siempre tendrás la opción de comprar uno que sea hipoalergénico, pero antes de hacerlo, consulta a un especialista, más si la situación es recurrente.

Vestirse inmediatamente después de colocarlo:

Esto tampoco está bien, especialmente cuando se usa desodorante en rollon porque tardan más en secar y manchan la ropa. Espera unos minutos y cuando no hayan rastros, puedes vestirte con toda confianza. Por favor, no reutilices si tienes mal olor y no te has lavado las axilas. No sólo lo contaminarás, sino que empeorarás la situación. De ser necesario, aplica remedios caseros. La mezcla de bicarbonato con limón suele funcionar para eliminar el mal olor de las axilas.

Rociar muy cerca de la axila:

Se dice que debes alejar el aerosol de 10 a 15 centímetros. Cuida de no aspirarlo o de rociarlo en los ojos. Dos pulverizaciones rápidas serán suficientes. No creas que por vaciarte todo el frasco tendrás mejores resultados.
compartir en Google Plus

Sobre Lizz Santana

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario