10 asombrosas razones para comer lechosa y qué hacer con sus semillas

10 asombrosas razones para comer lechosa y qué hacer con las semillas

La papaya o lechosa como la conocemos en Venezuela, es una fruta especial y amada por muchos. Los más afortunados pueden recogerla de sus siembras en jardines, pero la mayoría probablemente tendrán que aventurarse a un supermercado para conseguirla. Vivimos en la época en la que lo primero que tenemos que comprobar es el origen de los alimentos que estamos a punto de comprar. Triste pero cierto. Las lechosas son naturalmente muy saludables, pero su calidad disminuye cuando las compramos de una fuente insostenible. Es incluso peor sabemos que son frutos modificados genéticamente, que han tenido su código genético modificado para resistir los virus y aumentar los números de producción. Las lechosas genéticamente modificadas han sido aprobadas para el consumo tanto en los EE.UU. y Canadá, mientras que Europa todavía se está resistiendo a su consumo. Si quieres evitar una merienda completa de sustancias potencialmente nocivas, presta atención a la etiqueta de la fruta. La mayoría de las papayas genéticamente modificadas provienen de Hawai, donde se han cultivado desde 1999.

Cuando consigues una vieja cosecha de lechosas naturales que no han sido modificadas geneticamente, estos son los beneficios que puedes esperar:

1. La lechosa es una buena fuente de vitaminas y minerales:

Contiene vitamina A, vitamina C y vitamina del complejo B y es rica en magnesio, cobre y potasio. La vitamina A y la vitamina C son dos poderosos antioxidantes, por lo que el "fruto de los ángeles", como Cristóbal Colón lo llamó, destruye los radicales libres en el cuerpo - los villanos detrás de muchas enfermedades crónicas, como el cáncer y las enfermedades cardiovasculares.

2. La lechosa reduce los niveles de colesterol:

Inhibe el colesterol LDL dañino y evita que se pegue en las paredes de los vasos sanguíneos y así evitar causar problemas en la circulación que puede conducir a un ataque al corazón o un derrame cerebral.

3. La lechosa es rica en fibra y promueve la salud digestiva:

Para mantener sus intestinos felices y en movimiento, su dieta debe ser rica en fibra dietética. La lechosa tiene cargas, y una porción puede satisfacer una cuarta parte de la ingesta diaria recomendada. Además, si sólo se sometieron a tratamiento antibiótico, asegúrese de comer un poco de papaya, o beber jugo de papaya. La fruta hace un buen trabajo al volver a equilibrar la flora intestinal después de un curso agresivo de antibióticos.

4. La papaya contiene enzimas únicas que pueden reducir la inflamación:

Chymopapin y papaína son enzimas digestivas de proteínas de la lechosa que pueden ayudar a disminuir la reacción inflamatoria del cuerpo. Dado que la artritis reumatoide es una enfermedad auto-inmune que se presenta como una inflamación de las articulaciones, comer lechosa puede ayudar con el control de síntomas. Además, comer la vitamina C rica en la lechosa, puede reducir sus probabilidades de desarrollar artritis.

5. La lechosa refuerza su sistema inmunológico:

La vitamina A y vitamina C, las cuales se encuentran en la lechosa, fortalecen su sistema inmunológico y ayudan a combatir las infecciones.

6. La lechosa tiene actividad anti-cancerígena:

Los antioxidantes presentes en la lechosa son elogiados por la lucha eficaz contra el cáncer. La lechosa reduce el riesgo de un hombre de desarrollar cáncer de próstata, especialmente si se combina con el consumo de té verde. También podría prevenir el cáncer en la sangre y la médula ósea, deteniendo las células de la oxidación. La maravillosa enzima de la lechosa, la papaína, puede ayudar a aliviar los efectos secundarios de la quimioterapia. Actualmente se encuentra en estudio por sus efectos beneficiosos sobre la deglución y llagas en la boca. Esta fruta ha demostrado ser una buena medida de protección contra el cáncer de colon. Con un poco de ayuda de la lechosa, las células del colon no sufren daños en el ADN que podrían dar lugar a crecimientos nuevos, potencialmente peligrosas,.

7. La lechosa puede proteger su vista:

El beta caroteno y vitamina A ayudan a proteger la vista y pueden mejorar la visión. Un estudio publicado en Archives of Ophthalmology ha señalado que el consumo de fruta puede hacer mucho para prevenir la degeneración macular relacionada con la edad. Se recomiendan tres raciones de fruta al día, y la lechosa es un candidato muy adecuado debido a su contenido nutricional.

8. La lechosa ayuda a prevenir la formación de coágulos sanguíneos:

Los coágulos de sangre pueden reducir o bloquear los vasos sanguíneos, o, a veces pueden desprender y viajar al corazón o al cerebro y causar un ataque al corazón o un derrame cerebral. La lechosa contiene fibrina, lo que impide la coagulación de la sangre y permite que la sangre fluya libremente. Así que asegúrese de poner una rodaja de lechosa en su cereal de la mañana o en su batido de desayuno. Por supuesto, para evitar la coagulación de la sangre, usted tendrá que quitar otros factores de riesgo de su vida también, comenzando con el tabaquismo. También se puede comer cúrcuma todos los días para prevenir los coágulos sanguíneos.

9. Comer lechosa reduce sus niveles de estrés:

Una merienda de lechosa no sólo llena el estómago, sino que también puede hacer que se sienta más relajado. La vitamina C regula el flujo de las hormonas del estrés y puede traer de vuelta a su estado zen equilibrado. Bueno, puede ser que tome un poco más que una rebanada de lechosa para eso, pero es un buen comienzo.

10. La lechosa es buena para la piel.

¿Ha notado que la lechosa se ofrece a menudo en los productos cosméticos, tales como cremas, mascarillas y suavizantes para el cabello? Es conocida por sus beneficios para la belleza. La vitamina E y beta caroteno presentes en la lechosa previenen el daño celular a través de su actividad antioxidante. La vitamina E también es compatible con la producción de colágeno, que es la sustancia que mantiene su piel firme y elástica, es decir, un aspecto joven. Los batidos de beta caroteno mantienen alejadas las arrugas y te hace lucir fresco. Pruebe una mascarilla y exponga su piel a los ingredientes mágicos.

Los aceites esenciales también pueden ser utilizados para mantener la piel sana y para el tratamiento de ciertas enfermedades de la piel.

Los beneficios de las semillas de lechosa y cómo usarlas:

Al cortar una lechosa, el interior parece muy atractivo, y las semillas pueden ser fácilmente removidas con una cuchara. Tienen un alto contenido en grasas y proteínas, y contienen mucho calcio, magnesio y fósforo. Piense dos veces antes de tirarlos a la basura, ya que se pueden utilizar de muchas maneras. Según Maryland Medical Center y el Asian Pacific Journal of Tropical medicine, las semillas de la lechosa son grandes para deshacerse de los parásitos intestinales. Un estudio reciente mostró que las personas que estaban tomando la miel junto con semillas de lechosa, despejaron las heces de los parásitos en 23 de 30 casos. Las semillas de la lechosa también se acreditan con propiedades anti-cancerígenas. Las semillas tienen un sabor distinto, ligeramente picante. Se pueden comer como son, o se puede espolvorear sobre ensaladas y otros platos, justo como lo haría con semillas de calabaza. Los que no tienen miedo del sabor picante, puede probarlos en un batido.

¡Disfruta de tu próxima experiencia con la lechosa!
compartir en Google Plus

Sobre Carlos Guerrero

    Comentario Blogger
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario